Cómo funciona el reclutamiento masivo

El reclutamiento masivo tiene como objetivo captar a muchos candidatos en un corto tiempo. Esto depende, generalmente, de cada compañía y del sector en donde opera, siendo consumo, hostelería y servicios los que más lo utilizan debido a su alta rotación.

El reclutamiento masivo también es aprovechado cuando las empresas necesitan colaboradores para un evento o proyecto específico o para la apertura de nuevas sedes. 

La mayoría de las veces una jornada de selección masiva se lleva a cabo con dinámicas, pruebas, ejercicios y entrevistas grupales (o individuales) que sirven como filtro para la contratación. 

Asimismo, se pueden aplicar técnicas psico laborales en grupos y simulacros de trabajo para conocer cómo se desempeñan las personas en cierta actividad y así dividirlas en quienes continúan en el proceso y en quienes no. 

Elementos de una jornada masiva

Este tipo de proceso tiene como características principales la rapidez de incorporación y la calidad del proceso para encontrar a los aspirantes adecuados. Estas son algunas condiciones que lo hacen diferente al resto: 

  • Tecnología: contenido que se comparte, cronogramas, canales de comunicación y pautas de comportamiento. 
  • Elaboración de pruebas a la medida: generalmente, son inéditas para los colaboradores y deben asegurar la igualdad de oportunidades.
  • Monitoreo: atender y acompañar a las personas que participan en el proceso mediante personal capacitado  y tecnología. 
  • Ejecución: aplicar las pruebas de manera homogénea e incluyente. 
  • Publicación de resultados: informar a los participantes sobre su estatus y atender sus reclamaciones. 

Recomendaciones

En Human Quality aconsejamos a las empresas seguir estos tips:

  • Antes de la jornada de contratación masiva:
    • Analizar bien las necesidades del puesto a través de un profesiograma (documento que resume las características, capacidades, habilidades y valores de cada candidato) que permita filtrar los currículos para descartar aquellos que no cumplan con el perfil. 
    • Redactar la oferta de trabajo de forma atractiva, tanto el titular como la descripción. Lo ideal es utilizar entre 400 y 800 palabras e incluir una reseña de la empresa. 
    • Promocionar la jornada en redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter y Linkedin). 
    • Publicar la jornada en sitios de búsqueda de empleo y en portales específicos. 
    • Contratar servicios de un profesional que ayude a conseguir candidatos aptos. 
    • Desarrollar una estrategia de marca empleadora. Hay que recordar que la reputación de una compañía es vital para atraer talento. 
  • Durante la jornada de contratación masiva:
    • Utilizar preguntas killer, es decir, de descarte inmediato. Ejemplos: años de experiencia y perspectivas salariales. 
    • Instalar un sistema que centralice la información que garantice el cumplimiento de la Ley de Protección de Datos. 
    • Ofrecer a los candidatos una experiencia similar a la que se vive en las oficinas.  
    • Evitar temas que puedan herir susceptibilidades. 
  • Después de la jornada de contratación masiva:
    • Mantener actualizada la base de datos de los candidatos. 
    • Informar los resultados a todos los participantes. 

Sin duda, el reclutamiento masivo es una buena opción cuando se habla de contratación de colaboradores eventuales u operativos en corto tiempo. 

CTA Página Reclutamiento